UPCN Digital
Profesionales

01/14

 25/07/2022   222
Programa Conectar Igualdad

El Ministerio de Educación de la Nación, en el marco del Decreto P.E.N. Nº 11/2022, ha relanzado recientemente el Programa Conectar Igualdad (PCI), que fue de hecho reconvertido durante el gobierno anterior, cambiando su modalidad y nombre. El programa consiste en la distribución de computadoras en modalidad uno a uno, es decir, una netbook por cada alumno y alumna de secundaria y educación especial de las escuelas públicas y se propone garantizar el acceso de las y los jóvenes a las nuevas tecnologías que sin duda y con la pandemia por COVID en medio, son una herramienta fundamental para el desarrollo y la producción educativa. 

Además de la distribución de netbooks, existe una plataforma digital asociada al mismo programa con contenidos educativos abiertos, creados colaborativamente por todas las provincias del país, y un sistema de aulas virtuales para que las y los docentes preparen sus clases por internet y accedan a dichos contenidos e información educativa. Conectar Igualdad tuvo su origen en el año 2010 mediante el Decreto P.E.N. Nº 459. Al día 1 de julio de 2015 se habían entregado aproximadamente cinco millones (5.000.000) de computadoras en todo el país y se construyeron unas 1428 aulas digitales. El programa recibió distintos premios en el extranjero y de diferentes organismos internacionales, entre ellos una distinción del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otro por la Cumbre Iberoamericana. 

La relevancia del PCI en la educación fue evidenciada en diferentes investigaciones. Por ejemplo, Alderete y Formichella (2016), en su estudio sobre una población de adolescentes de 15 años, encontraron diferencias estadísticamente significativas en el rendimiento educativo promedio entre el grupo de estudiantes participantes del programa y aquéllos que no participaron. Asimismo, las autoras dejaron planteada la necesidad de explotar las potencialidades del programa a fin de profundizar el uso y utilización de las netbooks. En relación al espacio del aula, investigadores del CONICET aseguraron que la llegada de las netbooks a la escuela fue asociada a una lógica lúdica y emocional y apreciada como “ayuda” para las tareas escolares de docentes y estudiantes (Benítez Larghi, Lemus y Welschinger Lascano, 2015). 

Otras investigaciones muestran resultados positivos para las trayectorias laborales de las y los jóvenes con mayor exposición al programa, aumentando sus probabilidades de obtener un trabajo, sostenerlo y mejorar sus salarios. También una mayor probabilidad de inscribirse en el Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos (Progresar)para realizar una carrera universitaria o terciaria. Finalmente, cabe mencionar que, en noviembre de 2011, el Ministerio de Educación de la Nación -en colaboración con varias Universidades Nacionales-, evaluó los primeros resultados del PCI a través de encuestas y entrevistas realizadas a alumnas y alumnos, docentes y familiares. 

Este relevamiento demostró el compromiso y valoración las personas involucradas en el desenvolvimiento del PCI, dando cuenta que las alumnas y alumnos de los últimos años de la escuela secundaria encontraron un estímulo para terminar sus estudios y el 81,6% de las y los estudiantes encuestados aseguró que a partir de la llegada de las netbooks mejoraron sus habilidades en el manejo de la informática. El Programa fue diseñado como una política de Estado y, por tanto, como un derecho que debía permanecer para estudiantes y docentes de las escuelas públicas secundarias, de educación especial y formación docente. Sin embargo, ante el cambio de gobierno en diciembre de 2015, el entonces Presidente Mauricio Macri desactivó el PCI por Decreto Nº 1239/2016. Producto de esta medida, la entrega de netbooks quedó discontinuada. 

Cuando en el año 2020 irrumpió la pandemia y el conocimiento del manejo de aparatos tecnológicos y la virtualidad se tornaron un requisito de la vida cotidiana para poder aprender, comunicarnos y vincularnos con los otros, quedaron en evidencia las desigualdades preexistentes con relación a la brecha digital que el PCI tenía por objetivo saldar. La falta de acceso a dispositivos electrónicos (computadoras, notebooks, tablets o celular), su calidad, antigüedad, cantidad por miembros del hogar, así como la falta o inadecuada conectividad, introdujeron una fuente adicional de desigualdad entre los hogares de mayores y menores ingresos. Las familias y estudiantes, especialmente las más vulnerables, encontraron dificultades para continuar con su educación a través de la virtualidad. 

De este modo, el gobierno de Alberto Fernández, debió actuar rápidamente para garantizar el derecho a enseñar y aprender. De inmediato, el Estado Nacional actualizó con nuevo software y distribuyó cientos de miles de netbooks y tablets que la gestión de gobierno anterior había decidido no entregar. También se implementaron múltiples mecanismos para garantizar la continuidad educativa a pesar de las restricciones impuestas por la COVID: se pusieron en marcha plataformas digitales con contenidos educativos, transmisión de contenidos educativos por TV pública y radio, cuadernillos impresos para las y los estudiantes que no pudiesen acceder a medios digitales y audiovisuales, etc. Además, se coordinó con el ENACOM la gratuidad de la navegación en la plataforma Seguimos Educando desde los teléfonos móviles con todas las empresas prestadoras, se entregaron netbooks y tablets en distintas localidades y provincias. 

Ya desde diciembre de 2019, el gobierno nacional comenzó a reconstruir las políticas públicas de inclusión, ponderando a los sectores más postergados de la sociedad y apostando por la igualdad digital, económica, social y cultural. De esta forma, cada estudiante y docente recibirá una netbook con aplicaciones pedagógicas para ser usadas en matemáticas, ciencias naturales, ciencias sociales y lengua y para fomentar la creatividad a través de la programación de videojuegos y simulaciones, además de herramientas para editar y producir textos, bibliotecas virtuales, mapas, videos y secuencias didácticas. Asimismo, se prevé la entrega de kits de tecnología adaptativa especialmente diseñados para estudiantes de educación especial. Indiscutiblemente, el acceso a las nuevas tecnologías aparece como una necesidad de primer orden para las infancias y juventudes de nuestro país para poder alcanzar su pleno desarrollo.

El Presidente Alberto Fernández apuesta a una política educativa fuertemente ligada a la inclusión digital de las y los estudiantes y a mejorar la infraestructura escolar y el acceso a la conectividad y al equipamiento tecnológico. En este sentido, anunció recientemente su compromiso con un importante incremento de las partidas presupuestarias destinadas a la educación. Hoy, cuando se abre el tiempo para la reconstrucción argentina, resulta importante recuperar la trayectoria del programa Conectar Igualdad. Releerlo en su experiencia para recuperar la enorme potencia que supo tener, observándolo como un faro que sigue alumbrando en la apuesta por una sociedad más justa e igualitaria, en la que se garanticen oportunidades para todos y todas.

Diego Barrera*

* Trabajador de Conectar Igualdad. Delegado UPCN EDUCACIÓN
UPCN Copyrights © 2018 Todos los derechos reservados.