UPCN Digital
Profesionales

04/01/50

 14/08/2023   581
Durante una entrevista brindada por nuestro Secretario General en el marco del segundo número de la Revista Escenarios, allá por el año 2002, nos explicaba sintéticamente el proceso de construcción de la Obra Social Sindical que conocemos en la actualidad, negociaciones y gestiones que se iniciaron entre 1987 y 1988 y se extendieron hasta 1997.

En la entrevista, el cro. Andrés plantea: “¿Qué le falta al empleado público, además de su vocación de tener la posibilidad de sindicalizarse?, le falta lo que habían conquistado con anterioridad muchos compañeros trabajadores de la actividad privada: el Convenio Colectivo; la Obra Social, una carrera profesional que fuera respetada, todo lo que hace a la vida propia de lo gremial”.
Sobre estos tres pilares de la vida gremial, en este apartado, desarrollaremos la Obra Social Sindical.

A mediados de la década del 80, en el Sistema de Obras Sociales para la Administración Pública, convivían más de doce organismos. El sistema era exclusivamente de cobertura estatal. Dentro de la descripción, se puede mencionar que: “Eran Institutos de Obra Social distribuidos por diferentes reparticiones o jurisdicciones, incluso en una actitud dispersiva por cuanto cada jurisdicción tenía un instituto. Algunos de ellos tenían mejores condiciones o cierto grado de autonomía económica, lo que los hacía bastante más óptimos; en otros casos, donde las cuestiones presupuestarias estaban muy atadas al manejo propio de esa jurisdicción y del tesoro, los institutos aparecían como pobres o con deficiencias en la atención”. 

Ese fue el punto de partida para que, desde nuestra organización, se comenzara con un plan gradual que desembocaría en la Obra Social Sindical que tenemos hoy. 

Primeramente, se realizó un relevamiento, descubriendo que coexistían una variedad de obras sociales con diferentes marcos regulatorios, siendo algunas de ellas creadas por resoluciones ministeriales, decretos presidenciales y por leyes del congreso, siendo esta la primera dificultad para ordenar la cuestión.
Dentro de este análisis, destacamos que existía una Obra Social creada por la Ley 19.330 del 3 de noviembre de 1971, denominada Instituto de Obra Social para el personal del Ministerio de Salud y Acción Social y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (IOS).

Por otra parte, el resto de los empleados estatales contaba con obras sociales instrumentadas en forma más simple, tanto por decretos como por resoluciones. Es allí cuando nuestra organización le propone al Gobierno Nacional, hacer solo un instituto, unificando estas obras sociales dispersas, creándose el INSTITUTO NACIONAL DE OBRAS SOCIALES PARA EL PERSONAL DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA NACIONAL Y SUS ENTES AUTÁRQUICOS Y DESCENTRALIZADOS (INOSE) mediante decreto 1325 del 11 de julio de 1991.

En consecuencia, para ese momento, el Sistema de Obras Sociales para la Administración Pública quedaba en estos dos grandes institutos, el INOSE creado por Decreto y el IOS, creado por Ley. El paso posterior fue la disolución e integración del INOSE con el IOS, logrando así un único Instituto, en noviembre de 1993.

El Instituto de Obra Social era manejado por un consejo de administración que presidía el Estado, que lo constituían una cantidad de consejeros estatales y en igual número, consejeros de entidades gremiales representativas. Dado que la creación mediante ley del IOS, le confería la representación a la entidad gremial más representativa de los agentes que prestaran servicios en el ámbito, ésta se le reconoció a nuestra organización, permitiendo que fuésemos la única legación.
Es así como, mediante el Decreto 218 de agosto de 1995, el Instituto de Obra Social pasó a transformarse en una Obra Social Sindical en el marco de la Ley 23.660, conducida y administrada por UPCN.

Conformamos entonces, la Obra Social del Personal Civil de la Nacional (OSPCN), que dos años después, en 1997, pasó a llamarse Unión Personal, en un marco de desregulación.

La defensa y fortalecimiento del sistema solidario de obras sociales fue una prioridad para nuestra organización, que permitió que el mayor aporte de quienes más ganaban, brindara igualdad de trato y servicios para aquéllos que percibían menos ingresos. Esta concepción solidaria generó un sistema de atención universal e igualitaria para todos los/as trabajadores estatales.

Es importante destacar todo este proceso de organización, estrategia y visión a futuro, que permitió que la dispersión de obras sociales para los empleados públicos, administradas por el Estado en forma deficitaria, terminaran convirtiéndose en un Obra Social estructurada, ordenada, privada, administrada y conducida por sus trabajadores/as, mediante nuestro Sindicato

UPCN Copyrights © 2018 Todos los derechos reservados.