UPCN Digital
Profesionales

01/18

 25/07/2022   165
El deporte universitario como política de estado
La creación de los Juegos Universitarios Argentinos como política ejemplar para incluir a miles de estudiantes deportistas y para impulsar la práctica deportiva en el ámbito de la educación superior.

El modelo deportivo del que suelen hablar los atletas de alto rendimiento o los dirigentes políticos que planifican las políticas deportivas a corto, mediano y largo plazo suelen hacerlo a través de una mirada que ubica a los clubes deportivos y sociales como actores principales para el desarrollo físico, mental, integral y espiritual de las personas que realizan una práctica deportiva. A lo largo de toda su historia, los clubes han sido un bastión social, cultural y territorial para congregar a cientos y miles de personas, pero también han sido bastiones de guardia y de contención frente a políticas de desigualdad y ajuste. 

Tal vez en países más ordenados a nivel económico como en Europa y en América del Norte, se tenga un mayor conocimiento de la práctica deportiva asociada a las instituciones de educación superior. Sin ir más lejos, las franquicias que compiten en la National Basketball Association (NBA), el campeonato de básquet a nivel profesional más importante del mundo, se nutre de sus jugadores más jóvenes en la liga universitaria NCAA, como el paso previo al torneo de excelencia en los Estados Unidos. 

Si bien la Argentina posee un sólido sistema de Educación Superior, con un total de 55 Universidades Públicas Nacionales distribuidas a lo largo y ancho de su República, donde los estudiantes pueden inscribirse en una carrera y recibir educación de calidad de manera gratuita, el deporte universitario recién tuvo una política pública de acceso para todos los estudiantes deportistas en el año 2014, con la creación de los Juegos Universitarios Argentinos (JUAR), a partir de la decisión política de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) del Ministerio de Educación de la Nación. 

Más que un certamen deportivo 
Los JUAR son un torneo federal que se realiza todos los años en todas las regiones del país que vinieron a reemplazar a los Juegos Nacionales Universitarios. En éste último certamen deportivo, los representantes del Comité Técnico del Deporte Universitario Argentino (CTDUA) elegían una sede para desarrollar el torneo durante un período de cuatro días, y participaban del mismo las Universidades que disponían de los recursos económicos para hacerlo. 

En este presente, con la participación del Estado Nacional, el Ministerio de Educación financia no sólo la competencia deportiva, sino también los viajes, la gastronomía, el hospedaje de todas las delegaciones durante la instancia regional y la Final Nacional. Durante la primera etapa, el mapa argentino queda dividido en nueve regiones (NEA, NOA, Cuyo, Centro, Patagonia, CABA, Interior de Buenos Aires, Conurbano Norte y Conurbano Sur de Buenos Aires) y se designa una Universidad sede de cada área. La competencia en cada uno de los regionales se extiende a lo largo de cuatro días y los ganadores de cada uno de los deportes (ajedrez, atletismo, básquet, básquet 3x3, fútbol, futsal, handball, hockey, natación, rugby (seven), tenis, tenis de mesa y vóley) clasifican a la Final Nacional, con sede en Debate la Ciudad de Buenos Aires. 

Para este año, la instancia decisiva se realizará fuera de CABA y se mudará a las ciudades de Córdoba o Mar del Plata. Las y los rectores suelen sorprenderse con el movimiento deportivo y también cultural que generaron los Juegos Universitarios Argentinos durante los últimos años. Representa un movimiento turístico muy importante, por lo que los distintos responsables de los eventos muchas veces terminan agotando la capacidad hotelera de las distintas ciudades. En el marco del bienestar universitario, la práctica deportiva se transformó en un hecho social, cultural y también inclusivo.

 Las Universidades además de ser pilares de promoción del desarrollo integral del campo de las humanidades, las ciencias y las artes, también lo son del deporte. La mayoría de las Universidades Nacionales poseen infraestructura deportiva propia y un esquema de clases dictadas con el fin de impulsar la práctica deportiva, así como también han desarrollado mecanismos de cooperación y convenios con instituciones deportivas y clubes de barrio radicados en los territorios para la utilización de su infraestructura. Como resultado de esto, el deporte termina siendo el principal eslabón para conectar a la sociedad con los establecimientos educativos, y viceversa. En algunos casos, niñas, niños y adolescentes tienen su primer contacto con la Universidad por intermedio del deporte.

El surgimiento de la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA) ha sido fundamental para poder ordenar las distintas prioridades de la agenda del desarrollo del deporte universitario argentino, establecer el rumbo y proyectar la creación de un modelo social donde escuela, clubes e instituciones de educación superior además de trabajar de manera mancomunada, puedan ser los vectores de transformación de la sociedad en su desarrollo físico, mental, integral y espiritual. 

Se prevé que para los próximos años, el programa “Doble Carrera” que impulsa la FeDUA pueda acompañar a los estudiantes deportistas a desarrollarse como futuros profesionales y también como atletas ejemplares, en lo que representa una acción concreta para poner fin a la dicotomía que siempre reinó entre estudiar o hacer deporte. La agenda del deporte universitario está. El movimiento universitario también. Los estudiantes se han apropiado de los Juegos. Se necesita tiempo, orden, y mayores recursos económicos para que la agenda del deporte, ya sea universitaria, social y también de alto rendimiento deportivo, siga creciendo en todo el país, sin perder los fines educativos e inclusivos.

Juan Pablo Molino Torres*
*Delegado UPCN Educación se desempeña en la Secretaría de Políticas Universitarias 
UPCN Copyrights © 2018 Todos los derechos reservados.