UPCN Digital
Juventud

MODELO ARGENTINO GENERAL JUAN D. PERON QUINTA ENTREGA.

 24/11/2018   32
Las características socio-demográficas básicas de nuestro país son bien conocidas: - Escasa población, frente a su dilatada extensión; - Tasas bajas de crecimiento vegetativo;  - Alta esperanza de vida; - Concentración urbana con macrocefalia del área metropolitana; - Alta tasa de alfabetización con elevada deserción escolar; - Ausencia de conflictos raciales o religiosos; - Amplia difusión de los medios de comunicación masivos, con limitaciones en cuanto a su calidad intrínseca; - Nivel elevado de salubridad, pero con desequilibrios regionales que se verifican en [la] tasa de mortalidad infantil, que aún es elevada, etc.
 
La movilidad social y los líderes

La movilidad social fue y sigue siendo alta en el país. El hijo del trabajador más modesto puede llegar a ser presidente de la República. No son muchas las sociedades que, en el mundo, ofrecen esta posibilidad. Sin embargo, en la práctica, se obstaculizó reiteradamente esta movilidad. Los líderes naturales encuentran un camino difícil: hay una maquinaria aplastante que cuesta mucho desmontar. La supuesta igualdad de oportunidades ha sido determinada, en ciertas circunstancias, por la capacidad económica, de la cual siguen dependiendo, en gran medida, las posibilidades de formación. La misma forma de emerger de muchos líderes no ha asegurado una alta calidad de liderazgo en todos los casos. Así se comprende que haya existido cierto «elitismo», en la medida en que el grupo que tenía poder, oportunidad o influencia, se autoidentificaba como más apto para imponer su voluntad a los demás. Por otra parte, durante casi dos decenios funcionaron mecanismos que coartaron la posibilidad de expresión de los líderes que se mantuvieron fieles a las concepciones doctrinarias existentes hasta 1955. En este terreno, se echó mano de la discriminación directa. Por lo demás, el proceso montó sistemas de promoción que, en grado apreciable, dependieron de la adscripción ideológica de los líderes a las pautas políticas del ámbito liberal dominante por entonces.407 

En consecuencia, no puede asegurarse que todos los liderazgos hayan surgido de los dos requisitos fundamentales requeridos: vocación de servicio al país y capacidad. Para no caer en la trampa liberal, en el futuro deberá emprenderse con inteligencia y honestidad la formación de líderes, particularmente para que los líderes intermedios en los campos políticos y sociales completen su información y cultiven sus valores personales en forma metódica y sistemática. El mismo mecanismo de promoción de líderes tiene que asentarse, en todos los cuerpos políticos y sociales, sobre una verticalidad institucionalizada que transporte la corriente de poder desde la base.
 De este modo, el líder resulta un verdadero conductor, con mandato real y capacidad probada por el pueblo, del cual, además de representante, debe ser intérprete auténtico y permanente. La familia Una de las experiencias más fecundas que surgen de nuestro proceso, es el hecho de que la sociedad argentina ha sabido preservar a la familia como célula social. Es claro que hay fisuras inevitables cuando los cambios son demasiado rápidos; y es obvio que la dimensión de las fisuras puede agrandarse en la medida en que el cambio se acelere o asuma una dirección equivocada.

 En las sociedades altamente competitivas, devoradas por el consumo, se debilitó el núcleo familiar y aparecieron diversas desviaciones, de las cuales las drogas y el alcoholismo son dos manifestaciones lamentables. Nuestra patria todavía está a tiempo de preservar a la familia, ya que [si bien no todas han podido conservar su integridad ante la agresión externa motivada  por el sistema liberal, afortunadamente, la mayor parte de ellas ha salvado firmemente su contextura.]408 

Medios de comunicaciones masivos y promoción del consumo 

Los medios de comunicaciones masivos se incrementaron pese a ser sometidos a restricciones selectivas que respondían a los intereses de las filosofías dominantes. Así, dichos medios se convirtieron en vehículos para la penetración cultural. El país debe establecer principios específicos y claros no sólo en lo referente al nivel de intercambio socio-cultural con el exterior, sino también respecto de cuáles han de ser las condiciones para salvaguardar la identidad cultural argentina. Por otra parte, es interesante observar lo que sucede con la comunicación de los grupos postergados o aislados de la sociedad, como en la práctica aconteció con el Movimiento Justicialista durante casi 20 años. 

La respuesta no dejó lugar a dudas: cuando se conserva una profunda fe en ideas y valores, la coerción externa no puede impedir que se desarrollen mecanismos informales de comunicación directa. Puede [ella] destruir los medios formales, pero no puede hacer lo mismo con aquéllos cuya energía de transmisión de información nace del poder de la ideología del grupo. La opinión pública del país está lo suficientemente preparada para criticar las informaciones que recibe. En algunos sectores sociales se pensó que esa opinión había sido confundida con información tendenciosa; pero no fue así. A pesar de que prácticamente los dos tercios de la opinión ciudadana soportó décadas de prédica destructiva, mantuvo una monolítica unidad de convicción. 409 


No es posible «vender» ideas al pueblo. Menos aún cuando, como en nuestro caso, se concentra en él una incontenible sed de verdad. En otro orden de cosas, se ha buscado promover actitudes profundamente negativas, incrementando artificialmente un consumo voraz de productos inútiles. Directos responsables de esta situación han sido quienes instrumentaron los medios de comunicación masivos para aniquilar la conciencia del pueblo. 

Es decir, se procuró motivar un consumo prescindible, excitando los sentidos. Ese sistema es incompatible con la forma nacional y social a la que aspiramos, en la que el hombre no puede ser utilizado como un instrumento de apetitos ajenos sino como punto de partida de toda actividad creadora. No se puede ignorar que el sistema empleado incrementa la demanda de bienes, provocando una actitud competitiva que incita al aumento de eficiencia. Es evidente, además, que ambos factores conjugados constituyen el impulso del progreso económico. Pero una cosa es el progreso económico y otra, muy diferente, es el desarrollo social del país en pro de la felicidad del hombre que lo integra. 

Es por eso que será necesario corregir ciertas pautas de consumo que no responden a las reales necesidades de nuestro pueblo. Éste necesita liberarse de los moldes prefabricados que hacen de la exhibición de bienes una cuestión de prestigio, premiando, inclusive, diversas formas de parasitismo social. Precisamente, el consumo artificialmente estimulado ?unido a la mentalidad competitiva? ha actuado como factor desestimulante de determinaciones fundamentales de la creatividad del hombre, como son, por ejemplo, la ciencia y el arte. ya se trate de individuos aislados o grupos de individuos, asociaciones, sindicatos, partidos políticos, sociedades, personas jurídicas públicas o privadas, de las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas, artículos y obras artísticas, que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas por alguien como tales, pertenecientes o empleados por los individuos representativos u organismos del peronismo. 



Los factores de cambio 

No extraña, pues, que una evaluación de la escala de valores vigente hasta el momento, incluya el aprecio por el «tener» y la «seguridad». Sin embargo, el «querer seguridad» no implica necesariamente resistencia al cambio; sólo se oponen a él determinados grupos tradicionales de poder de la sociedad argentina. La actitud frente al esfuerzo no se ha perdido, y tal vez sea éste uno de los mejores capitales que importó el país con los inmigrantes que lo construyeron. Pero debemos emprender una buena organización que atienda a la realidad altamente compleja del sistema social del país, que resuelva apropiadamente el conjunto de elementos que entran en él, y que ofrezca resultados simples y adecuados a la concepción del ciudadano. Pese a todo, es posible evaluar que nuestra sociedad ha mantenido una alta capacidad de desarrollo interno. Configura una estructura moderna, en la cual la demanda de un cambio que reubique valores está adoptando ostensiblemente la forma de un mandato. 

En consecuencia, es preciso determinar los factores de cambio con los cuales pueda actuar nuestra comunidad en bien de su propio desarrollo social. Al respecto, se pueden contemplar varias posibilidades: - confiar en la evolución espontánea del propio cuerpo social; - procurar formas cruentas de cambio, confiando, por  e histórico de crear un Modelo lúcido, que no sólo sirva a las generaciones adulta e intermedia sino que constituya un eje de orientación para la juventud argentina. 

Naturalmente, la conformación del Modelo tendrá que tender hacia una síntesis entre lo que elaboremos racionalmente y lo que la propia comunidad quiera. Insisto en que es fundamental determinar la forma de alcanzar el cambio deseado. Hace muchos años podía apelarse emotivamente a la patria o a la tradición; más tarde, se apeló al bienestar. Ya eso no basta. Hay que levantar ahora, además y con gran vigor, el poder del espíritu y la idea, teniendo en cuenta que el bienestar material no debe aniquilar los básicos principios que hacen del hombre un ser libre, realizado en sociedad y valorizado en su plena dignidad. Para ello, entre otras medidas, debe limitarse el consumismo sofisticado, estableciendo el camino apropiado para reconstruir al hombre argentino. 

Debe ser valorizada, en toda su intensidad, la gran coincidencia expresada en la comunidad argentina en 1973: de un lado, están los que quieren el cambio, y del otro, los que no lo quieren. Los que quieren el cambio constituyen el 90% del país. En principio, a ellos está destinado este Modelo, cuyo propósito es el de responder fielmente a un mandato otorgado en las urnas.410 

En el ámbito cultural 

Resulta imprescindible realizar un breve balance de la situación de la Argentina, hasta el momento actual, en el terreno cultural. La importancia que cobra este ámbito en la conformación de una comunidad madura y autóctona es enorme, al punto que me atrevo a decir que constituye una suerte de red que conecta los ámbitos económico, político y social. En el terreno cultural incluyo tanto a la formación humanística (filosofía y ciencias del hombre) como a la actividad artística, pues lo científico-tecnológico será expuesto en un parágrafo aparte. Un examen somero permite eslabonar varias reflexiones, que se concentran en una conclusión central: el proceso argentino de las últimas décadas evidencia un creciente desarrollo de la penetración cultural. La consolidación de una cultura nacional se ha enfrentado con el serio obstáculo de la reiterada importación de determinaciones culturales ajenas a la historia de nuestro pueblo, así como a la identidad que como comunidad organizada necesitamos definir. Dos han sido los fundamentales agentes desencadenantes de tal penetración. - 


CITAS AL PIE.


407 Se refiere al citado mecanismo, aplicado sistemáticamente entre 1955 y 1973, de la proscripción partidaria y/o de la prohibición de poder acceder a las candidaturas por parte de quienes que habían ocupado cargos en cualquier nivel durante la gestión de los gobiernos peronistas

408 En el original CD: ?? ya que no todas han conservado su integridad ante la agresión externa motivada por el sistema liberal. Pero afortunadamente, la mayor parte de ellas ha salvado firmemente su contextura?. 


409 El decreto ley 4161 aprobado el 5 de marzo de 1956 (durante la dictadura de la autodenominada ?revolución libertadora?) imponía una pena de 30 días a 6 años de prisión y multas de $ 500 a 1.000.000 a quienes infringieran la prohibición de ?la utilización, con fines de afirmación ideológica peronista, efectuada públicamente, o propaganda peronista, por cualquier persona Se considerará especialmente violatoria de esta disposición la utilización de la fotografía retrato o escultura de los funcionarios peronistas o sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el nombre propio del presidente depuesto, el de sus parientes, las expresiones ?peronismo?, ?peronista?, ? justicialismo?, ?justicialista?, ?tercera posición?, la abreviatura PP, las fechas exaltadas por el régimen depuesto, las composiciones musicales «Marcha de los Muchachos Peronista» y «Evita Capitana» o fragmentos de las mismas, y los discursos del presidente depuesto o su esposa o fragmentos de los mismos?.

410

Cuando alude al ?90%?, hace referencia a los resultados de las elecciones del 23 de setiembre de 1973 en las que los votos obtenidos por la fórmula (Juan Domingo) Perón - (María Estela Martínez de) Perón (Frente Justicialista de Liberación y Frente de Izquierda Popular), sumados a los de Ricardo Balbín - Fernando De la Rúa (candidatos de la Unión Cívica Radical), alcanzaron el 86,27%. Estaba convencido de la necesidad de la articulación con el radicalismo y de su pertenencia al campo popular. 


CONTINUA...
SECRETARIA DE LA JUVENTUD CDN UPCN.
UPCN Copyrights © 2018 Todos los derechos reservados.